El experto en delitos informáticos Daniel Monastersky comenta que el daño a la reputación de una persona por hostigamiento en línea es «gravísimo».